10/08/2018

El autorretrato (1)

EN > tips y consejos

 El autorretrato ha sido un arte practicado a lo largo de los siglos por todo tipo de artistas: primero con una finalidad meramente testimonial, la de dejar constancia de su paso físico,   pero esta finalidad fue variando, hasta acercarse a un autorretrato enfocado al autoconocimiento. Alberto Durero fue el primero en realizar este tipo de imágenes.  En la época actual, los autorretratos pueden tener significados muy diferentes: desde los que realiza la artista Cindy Sherman con intenciones artísticas de representación de la feminidad a los propagandísticos propios de las redes sociales.  Si queremos aventurarnos en el mundo del autorretrato hay unos cuantos consejos que nos pueden ayudar y guiar en este tema y vamos a compartirlos con vosotros. El autorretrato es un poco más complicado de lo que nos puede parecer en un primer momento por lo tanto habrá que tener paciencia y practicar la táctica del ensayo-error para llegar a la mejor solución.  Lo ideal para los autorretratos es disponer de una pantalla donde podamos vernos a la vez que realicemos las imágenes. Esto podemos conseguirlo utilizando el software digital que la mayoría de cámaras llevan, y conectando la cámara al ordenador. Si esto no es suficiente podemos plantearnos en utilizar la webcam de nuestro ordenador o la cámara del teléfono móvil.   Como ya os hemos contado, un autorretrato puede tener muchas connotaciones y a la hora de realizar uno lo ideal es tener claro que tipo de autorretrato queremos hacer. Los hay con connotaciones más artísticas en los que no tenemos que aparecer nosotros físicamente  para representarnos, y otros menos conceptuales en los cuales querremos cuidar nuestro aspecto para obtener la mejor imagen posible.  En este último caso es importante estudiar bien nuestro rostro: la teoría del perfil bueno y malo es cierta. Observando esto podemos saber de que lado colocar la cámara. Puede ser que no te interese tanto crear una imagen ?irreal? de ti mismo. Entonces analiza que es aquello más característico de tu rostro y destácalo: puede ser una nariz prominente o una boca extremadamente pequeña. Estudiar aquellos rasgos que nos hacen ser como somos nos será muy útil.  Si disponemos de un mando para poder disparar la cámara desde la distancia nos ahorraremos muchas dificultades. Si por el contrario no tenemos este sistema siempre podemos recurrir a otro tipo de trucos como el autodisparador.   Si vas a realizar las imágenes en carrete te recomendamos que antes practiques con una cámara digital. Es importante que tengas bien claro el encuadre y la iluminación. Los contraluces funcionan muy bien para los retratos en general y por supuesto también para los autorretratos: suavizan los rasgos y dan un halo de belleza general a la imagen que puede jugar a nuestro favor.  No te coartes y se creativo. El autorretrato puede hablar de nuestro yo más profundo así que incluye elementos que hablen de ti. No tienen porque ser elementos introducidos de forma literal pero si sugeridos. Si somos unos románticos empedernidos ¿por qué no realizarlas imágenes en carrete con una alta sensibilidad a la luz? obtendremos imágenes de cuento muy inspiradoras y acordes con nuestra personalidad.  Hasta pronto.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar