29/11/2018

Técnicas fotográficas creativas

EN > tips y consejos

Tenéis ganas de hacer unos cuantos retratos, así que llamáis a vuestro modelo habitual y os preparáis para ello, pero esta vez queréis experimentar haciendo algo diferente, quizá queréis echar mano de alguna técnica fotográfica que os ayude a obtener resultados algo extravagantes. Pues os vamos a dar unas cuantas ideas y pistas sobre como llevarlas a cabo para que practiquéis en casa. La mayor parte de estas ideas no tienen porque realizarse únicamente en el ámbito del retrato, puedes por ejemplo fotografiar un jarrón, pero puede ser una buena idea para empezar con personas, el reto es mayor pero también lo será la satisfacción final. Lo cierto es que los resultados van a ser imprevisibles pero seguro dan una nueva perspectiva a la forma que tienes de fotografiar. La primera técnica que os recomendamos y que además es super-usada en la fotografía de boda es la del desenfoque. Pero no estamos hablando de un ligero desenfoque sino de uno bestial. Por fin vas a poder sacarle provecho a ese objetivo que casi nunca usas. Os contamos: el desenfoque tiene que ver con el diafragma. Para grandes desenfoques necesitarás abrir mucho el diafragma, poniéndolo por ejemplo a 1,4 conseguirás que la mayor parte del objeto fotografiado este desenfocado, como en la siguiente imagen. --- Fondo desenfocado Puedes desenfocar al sujeto con respecto al fondo o simplemente usar el desenfoque en su rostro acercando mucho el objetivo. Con toda probabilidad conseguirás una imagen de aire melancólico y con una atmósfera sublime. Truquito: siempre puedes potenciar los desenfoques con un poco de photoshop pero no te pases ¡o parecerá demasiado artificial! Otra técnica que os proponemos es la de subexponer ¿y esto que quiere decir? Pues dar menos luz a la imagen de la que necesita. El efecto que conseguiremos es de oscuridad, haciendo que destaque sólo las zonas más iluminadas. Los retratos de este tipo tienden a ser inquietantes y sinuosos. Juega con las luces y la subexposición, los resultados que conseguirás son increíbles. De hecho esta es posible la técnica menos utilizada, y la que más se está empezando a utilizar en la actualidad.   Retrato sub expuesto En el lado contrario a la subexposición tenemos la sobreexposición, es decir dar más luz de la necesaria. Esto se puede hacer tanto con flash como sin él, es decir, podemos dar muchísima luz con un flashazo innecesario o simplemente abriendo a tope el diafragma y bajando la velocidad. Los resultados variarán de el sujeto fotografiado y como incida la luz, así como el color de la misma. Pero en general obtendremos una imagen de tintes surrealistas, y muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Como truco os recomendamos utilizar una pared blanca que se funda con las zonas de luz que incidan sobre el sujeto ¡el resultado es genial! Retrato sobre expuesto Estos son los tres primeros truquitos creativos que queríamos compartir con vosotros pero os tenemos preparados muchos más. Recordad que todos ellos se pueden probar tanto con una cámara compacta como con una réflex. Con la compacta solo se trata de tener maña y engañarla con el punto de medición de la luz o encendiendo el flash de una forma determinada. También tenemos el modo macro para los desenfoques. ¡A que esperáis para probarlos! Esperemos que os gusten un montón y ¡feliz San Valentin!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar