Miércoles - 22.Noviembre.2017

10 Consejos para hacer buenas fotos de niños

16/01/2017

Cualquiera que haya intentado hacer fotografías de niños sabe lo desafiante que puede ser. Les cuesta prestar atención, no escuchan, y cambian de feliz a gruñón en cuestión de segundos por aparentemente ninguna razón en absoluto.

Aunque el éxito de una sesión fotográfica con niños depende mucho del pequeñajo en cuestión, hay algunos trucos que podemos utilizar y que mejorarán seguro el resultado final de las fotografías. Los relatamos a continuación.

1. Hacer muchas fotos seguidas. Las expresiones de los niños cambian en un instante, de feliz a triste, de entusiasmado a enfadado, por eso es interesante hacer muchas fotos seguidas buscando la mejor de las expresiones. Si hay muchos niños puede hacerse este proceso con cada uno de ellos y después componer digitalmente la imagen.



2. Utilizar un objetivo con zoom. En las sesiones de fotos con niños el tiempo juega en nuestra contra, así que rara vez podemos permitirlos perder un disparo por estar cambiando de objetivo. Lo más cómodo es utilizar uno con zoom que nos permita hacer fotos con cierta profundidad y, al mismo tiempo, primeros planos.



3. Elegir el modo de enfoque correcto. Para las fotografías de niños, el enfoque de punto único no es siempre la mejor opción. Puede ser sustituido por todos los puntos de enfoque o el modo de seguimiento en 3D.



4. Atender a la iluminación. La fotografía es la luz en un porcentaje muy alto, por lo que deberíamos prestar mucha atención a la dirección de la luz, el color de la luz, la dureza de la luz, y a pequeños ajustes como la colocación del niño con respecto a la fuente de luz.



5. La hora del día a la que hacemos las fotos es también muy importante. El atardecer es la hora ideal para hacer fotos en el exterior, para interiores es precioso estudiar con antelación cuál es la mejor hora de luz en el lugar que nos interesa.



6. Busca la sombra. En sesiones en el exterior, la luz directa no es la más adecuada para los retratos, la mejor es la luz difusa que nos proporcionará una sombra.


7. Gánatelos. Juega un poco con los niños antes de empezar la sesión, preséntate, ponte a su altura, habla con ellos. Empieza a disparar desde lejos y, poco a poco, ve acercándote.

8. Trabaja rápido. Los niños se cansan muy pronto, así que tal vez tengas los mejores disparos en los primeros minutos de sesión, empléate al máximo para dar lo mejor de ti.


9. Pídeles que no sonrían. Seguro que les cuesta mucho hacerlo y te regalarán bonitas sonrisas; o pídeles que se rían a carcajadas, aunque estas fotos quedarán muy forzadas, seguro que, después de esa gran risa falsa, llega la sonrisa sincera que estabas buscando.



10. Recurre a la ayuda de padres o abuelos que actúen como foco de atención de los niños mientras tú disparas tu cámara.

 

Fuente: Petapixel

Fotos: pixabay.com/
 

16/01/2017ir arriba

© Redgiga S.L. - 1998-2017 | Aviso Legal